Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16/11/09

No es mi estilo opinar sobre el trabajo de otros compañeros en los medios de comunicación, y menos sí les tengo aprecio o admiración, pero hay asuntos que rechinan, que se resucitan de manera injusta, o incorrecta, de tarde en tarde. Hace unas semanas y al hilo de no sé que asunto que vinculaba la presencia de sectas en Canarias con los riesgos que sufren los menores, se volvió a refrescar el viejo tema de las sectas, de la libertad con la que campan a sus anchas por Canarias y de lo peligrosas, peligrosísimas que son. Más changadas, desde mi punto de vista. Llevó más de 20 años siguiendo de cerca el asunto y el 95% de las aproximaciones que se hacen en prensa, son puro humo, títulares, líneas combinadas para llenar un par de páginas. No les quito mérito ni vocación, ni motivaciones elogiables a quienes afrontan el tema, bueno, sólo esas cualidades las podría reconocer en algunos compañeros; para otros es una noticia más. Pero otra cosa bien distinta es que se ajusten a la realidad y no busquen atrapar la atención por el camino directo del sensacionalismo.

Por las islas contábamos con dos personajes -hay más pero por respecto los dejaré fuera- que como genuinos frikies se presentaban en cualquier sarao. Uno se decía ex evangelista y aseguraba que habían abusado sexualmente de él mientras estaba en el grupo local. Parece que el pastor realizó tocamientos o algo más, por completo deplorables y denunciables, rechazables y si fuesen demostrables, constitutivos de delito. Pero se daba la circunstancia de que nada se probó, lo que no impedía que una y otra vez repitiera la acusación en público, colocando en una situación de indefensión permanente al acusado. Puede que la víctima estuviese en su derecho al vivir como una injusticia algo que, suponemos, denunciaba como verdad pero que no pudo demostrar. Pasa habitualmente, pero de ahí a considerar a todo el grupo va un gran trecho: un periodista mentiroso y pésimo no define a todos los periodistas; un taxista que estafa a un cliente cobrándole de más o llevándole por rutas alternativas más largas no debería hacernos dudar de la integridad de todos los taxistas; un psicólogo que vende sus secretos, no representa al cuerpo de psicólogos…y así hasta la eternidad.  Pasa el tiempo y tras ver a ese personaje convertido en carne de cañón, en un juguete roto, en un tipo que dando la cara mil veces es capaz de entrar al trapo sensacionalista de un programa y enfudarse gafas y bigotes para que no lo reconozcan (¡) uno no puede más que cuestionar las motivaciones que generaron su huída hacia delante. Después te enteras que él y su familia fueron “salvados” de una vida de dificultades gracias a la solidaridad de los “sectarios”….pero esa es otra historia.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »