Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11 diciembre 2013

(cómo diría un amigo, “aquí va un hueso” para los que “patológicamente” buscan inspiración leyendo lo que escribo o escuchando lo que digo)

curiosidad-niñosEstoy enfermo de curiosidad y la verdad es no quiero curarme. Prefiero sobrellevar este trastorno crónico con tratamientos sintomáticos y paliativos, como una buena dosis de información multidisciplinar, un complejo multivitamínico de opiniones diversas y un revitalizante goteo en vena de duda. Como hábitos de vida saludables procuro agenciarme cada día una generosa ración de sentido común ante lo irracional, así como una sesión de tonificante escepticismo ante las verdades consumadas que no admiten discusión, vengan de donde vengan esas verdades. Con esas y otras medidas, se lleva moderadamente bien eso de ser curioso en un mundo que, como Sodoma y Gomorra, te hace pecar de curiosidad a cada instante. Esa curiosidad me lleva con frecuencia a fijar la mirada y centrar la atención en los asuntos más diversos, la mayoría de los cuales se salen de lo que tradicionalmente tenderíamos a etiquetar como “misterio”, aunque paradójicamente resultan más desafiantes y enigmáticos que los misterios clásicos propiamente dichos. Los derroteros por los que transita la ciencia de vanguardia pertenecen a ese género de asuntos que agravan mi curiosidad. Me fascina conocer los campos de investigación y las formulaciones teóricas al límite de lo creíble que plantean un creciente número de respetables científicos en las más diversas ramas del saber. Hasta hace poco autenticas herejías –incluso hoy sí decidir sobre ello estuviese en manos de los cientifistas– que les habrían condenado al ostracismo y al descrédito por atreverse a ver el mundo con menos dioptrías. Me gustar pensar en ellos y en sus temerarias y atrevidas investigaciones como en tipos que se mueven en las probabilidades de lo teóricamente imposible. Los físicos cuánticos son mis preferidos, pero no los únicos, claro. Ellos describen cosas imposibles de creer que ocurren en el mundo de lo infinitamente pequeño pero que reiteradamente han sido observadas en el mundo cotidiano. Teleportación, conexiones instantáneas e invisibles, maleabilidad y viajes a través del tiempo, construcción de la realidad a partir de nuestro papel como observadores, universos o dimensiones paralelas… A eso podemos añadir un buen puñado de temas en los que la ciencia se asoma al abismo de lo teóricamente imposible. Me fascina ver cómo se van a buscar en el espacio hipotéticas mega construcciones de origen extraterrestre como las Esferas de Dyson, mayores que una estrella…o el modelo de realidad artificial que proponen algunos filósofos e investigadores en las inmediaciones del transhumanismo, según el cual podríamos estar viviendo actualmente en una simulación por ordenador creada por nuestros bisnietos o tataranietos. Otros dicen haber encontrado a Dios en los circuitos neuronales y ser capaces de explicar químicamente los atisbos trascendentes del ser humano, mientras cada día se consolida la idea de que contamos con una conciencia no local, que requiere del cerebro y del cuerpo, pero a la que no le resultan imprescindibles y que puede existir independientemente. Nos cuentan ahora desde la ciencia algo que ya sabían algunas culturas, que morimos poco a poco y en un proceso paulatino que se prolonga durante horas y que hace posible reanimaciones hasta hace impensables. Hace poco unos científicos descubrieron que generamos automáticamente una respuesta biológica incontrolable que se anticipa hasta diez segundos al estímulo que la provoca, algo así como si sangramos diez segundos antes de que nos pinchen con una aguja…básicamente, el mundo del revés. Esto es un suma y sigue, con trabajos sobre la bioluminiscencia de los seres humanos, la telepatía electrónica, la inteligencia animal, la comunicación entre las plantas… una revolución imparable donde la palabra “imposible” cada día pierde algo más de significado. Insisto, no quiero curarme.

 

                            José Gregorio Gonzalez

Anuncios

Read Full Post »