Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8 abril 2016

Este sábado 9 de abril tenemos una nueva cita con los enigmas, hechos insólitos, leyendas y curiosidades de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. No te lo pierdas. Con motivo de esa visita compartimos un reportaje publicado por LA OPINIÓN DE TENERIFE en enero de 2015, completamente vigente.

territoriodelmisterio@hotmail.com Tel/WhatsApp. 628.368.842

santacruzultimasplazasLA CIUDAD DESENTIERRA SUS MISTERIOS. Por Dalia Guerra. La Opinión de Tenerife, 19/1/2015

Santa Cruz oculta muchas cosas. Por eso un grupo de curiosos se propuso ayer descubrir la parte más misteriosa de la ciudad. El colectivo Canarias Territorio del Misterios llevó a cabo una ruta para mostrar los aspectos más desconocidos de la capital, que alberga imágenes milagrosas, plazas únicas y varios de los rincones más enigmáticos de la Isla.

Una treintena de amantes del misterio se reunieron ayer en la plaza del Príncipe para adentrarse en esa parte de la historia que muy pocas veces se cuenta. Al frente de la expedición, los escritores y periodistas Gregorio González y Juan Carlos Romero. Los expertos advertían que ésta no es una ruta turística ni histórica. “Vamos a prestar atención a detalles que se pasan por alto, a fijarnos en los insólito”, explicó González.

La ruta comenzó en el Museo municipal de Bellas Artes. Entre todos los cuadros y esculturas que alberga este edificio existe uno que contiene un mensaje en clave que solo pueden leer quienes conozcan su secreto.

Durante la época de la Inquisición, muchos judíos se convertían al cristianismo para evitar ser juzgados. “Sin embargo, en la intimidad seguían practicando la religión hebraica y se reunían en sinagogas clandestinas”, explicó González. Entre ellos se comunicaban a través del arte y en el museo existe una pieza en la que se puede constatar como ponían en evidencia las creencias cristianas a través de pequeños detalles, que pasaban desapercibidos para los ojos menos expertos.

Se trata de un lienzo de la Inmaculada Concepción, obra de Gaspar de Quevedo, en el que se muestra un mensaje en latín que ridiculiza a la religión católica. “El cuadro fue encargado por la familia Lercaro para su capilla particular, pero los indicios apuntan a que no fue de Quevedo el que incluyó estas inscripciones en el lienzo, sino que se añadieron en retoques posteriores”, explicó.

La comitiva se detuvo de nuevo frente a la iglesia de San Francisco de la capital. “Durante años existió una rivalidad entre este antiguo convento franciscano y la iglesia de la Concepción”, expuso Romero. La capilla más antigua de la Isla quería seguir siendo el templo principal de Santa Cruz y en aquella época el reflejo de la grandeza de los edificios religiosos se media por la altura de su torre y el número de campanas que albergaba.

Los franciscanos colocaron nada menos que cuatro campanas en su campanario, algo que la Concepción denunció a las autoridades eclesiásticas. “Los franciscanos se agarraban a que había una bula papal que permitía a los monasterios dominicos la tendencia de más de una campana y finalmente el papa les permitió mantenerlas todas colgadas”, apuntó Romero.

Lo que muy pocos santacruceros saben es que a pesar de que las campanas son propiedad de la iglesia, la torre y el reloj pertenecen al Ayuntamiento de Santa Cruz. Durante años los religiosos tuvieron que pedir permiso al Consistorio para subir a tocar las campanas, “pero hoy en día ya está todo automatizado”.

Dentro de este templo también de la capital se guarda el conocido como Señor de las Tribulaciones, un busto al que se reconocen propiedades milagrosas.

La ciudad también alberga otros cuadros a los que se le atribuyen propiedades milagrosas. “Muy pocos saben que Santa Cruz vivió un hecho muy parecido al que ocurrió en Zaragoza en la iglesia del Pilar, durante la Guerra Civil”, contó González. Durante el ataque del almirante Nelson a Santa Cruz entre los días 22 y 25 de julio de 1787, el castillo de Paso Alto, una fortaleza militar que protegía la ciudad fue bombardeado por los cañones ingleses sin descanso. “Lo curioso es que de los más de 300 proyectiles que lanzaron sobre esta fortaleza solo uno cayó en su interior, justo a una imagen que representa a Jesucristo”, explicó González. La bomba que cayó sobre la capilla no solo no explotó, sino que se fragmentó sin causar ningún daño. “La gente lo interpretó como un presagio divino, la fortaleza no fue destruida y además se logró vencer a los ingleses”, argumentó.

El fervor por esta imagen, conocida ahora como el Cristo de Paso Alto, aumentó entre los santacruceros. Se instituyó una romería en su honor, que fue una de las más conocidas y populares de la Isla, y además a partir de ese momento se le atribuyeron otros milagros y se le empezó a considerar un protector de la ciudad.

El cuadro se encuentra en la actualidad en el cuartel de Almeida, que se convirtió en la tercera parada de esta ruta del misterio por la capital. Este no es el único objeto enigmático que expone este museo militar.

En su interior también se pueden admirar unos mapas cartografiados que aunque no son originales pueden extrañar igualmente al visitante. “Entre los objetos más curiosos se encuentran varios mapas, como el elaborado por Leonardo Torriani, en el que aparece la isla de San Borondón.

La ciudad tiene además la única plaza zodiacal de toda Canarias “y muy probablemente de toda España”. Se trata de un sitio de paso, en el que muy pocos chicharreros se detienen. Al lado del parque García Sanabria este espacio obra de Pepe Dámaso pasa desapercibido a los santacruceros y visitantes.

“Esta plaza es una representación de la situación astral en el momento de la fundación de Lisboa”, comentó José Gregorio González. Dámaso quiso dedicarle una de sus exposiciones al poeta portugués Fernando Pessoa, un literato muy esotérico que realizó varios horóscopos a esta ciudad. “En la antigüedad se analizaba la situación astrológica en el momento de la fundación de una ciudad o sitios concretos”, explicó este experto.

La decoración de la plaza está hecha a imagen de cómo estaba el cielo en el momento de la constitución de esta ciudad portuguesa. La decoración de la fuente representa la posición de los planetas y en el fondo aparecen los signos del zodiaco. “Es una pena que el Ayuntamiento no le preste más atención, está un poco descuidada y se le podría sacar mucho más partido”, reprochó Juan Carlos Romero.
Después le tocó el turno a una de las calles que tiene el dudoso orgullo de ser el escenario de uno de los crímenes más salvajes de la crónica negra de la Isla. En el número 37 de la calle Jesús Nazareno, un joven de 16 años asesinó a su madre y sus hermanas hace más de 40 años. “En realidad el ideólogo fue su padre, un fanático religioso que creía que existía una lucha permanente entre el bien y el mal”, explicó González.

La familia era originaria de Alemania, allí el padre Harald Alexander entró en contacto con una organización religiosa, dirigida por George Riehle. Cuando este murió le entregó a Harald el testigo de la jefatura de la organización. Al nacer su hijo, Harald lo consideró el profeta de Dios en la tierra.

“Mi opinión personal es que realmente solo pretendían que hubiera una víctima, su mujer, un asesinato motivado por los problemas que había en su matrimonio, pero se les fue de las manos”, consideró González.

Los cuerpos de las tres mujeres aparecieron destripados y mutilados, como si se hubiese realizado alguna especie de ritual esotérico, que nunca se llegó a comprender. “Los asesinos fueron enviados a un centro psiquiátrico en la Península, porque el juez determinó que no estaban bien de la cabeza, pero pasado el tiempo se rumoreó que habían vuelto a ver al hijo por la Isla”, contó González.

La improvisada expedición pasó luego frente al templo masónico. Este inmueble es uno de los símbolos de lo enigmático de la ciudad. Durante muchos años el ocultismo relacionado con la masonería impidió conocer a qué se dedicaba esta organización. Sin embargo, en Santa Cruz existe uno de los mejores ejemplos de arquitectura masónica de toda España.

“El proyecto en un principio no iba a ser tan ostentoso, pero se sintieron libres y tenían recursos para hacer una de las más claras expresiones de la simbología arquitectónica de Santa Cruz”, expresó González.

El edificio cuenta con varios aspectos de clara inspiración egipcia. Dos esfinges franquean la entrada y sobre el frontón triangular está representado un ojo con rayos, que evoca al Ser Supremo o Gran Arquitecto del Universo, según la simbología masónica.
Otro de los lugares que oculta algún que otro misterio es la iglesia de la Concepción de la capital. “Este templo guarda muchas reliquias que son veneradas por los santacruceros”, apuntó el escritor.

Una de ellas es la llamada “canilla de San Clemente”. “Está considerado el cuarto papa del cristianismo y es el único obispo de Roma, cuyo cuerpo está conservado fuera de la ciudad”, explicó González, “concretamente en la ciudad de Linares en Chile”. Allí se encuentran los restos de este religioso, todos menos su canilla que parece haberse quedado en la Isla, antes de que el cuerpo saliera hacia América. “Al parecer fue donada por alguien, pero no se conoce por qué se la cortaron y se quedó aquí”, concretó.

La iglesia también contiene en la capilla del Carmen la que se dice es la cruz original que trajeron los primeros españoles que desembarcaron en Tenerife.

La ruta concluye en otro espacio salpicado por la leyenda, el castillo de San Cristóbal, donde se conserva el cañón Tigre, que supuestamente hirió al almirante Nelson en un brazo durante la Gesta del 25 de julio, que luego tuvo que serle apuntado.
La capital todavía guarda muchos más secretos, que esperan que otro grupo de intrépidos amantes del misterio salga a la calle para descubrirlos.

Anuncios

Read Full Post »